Historia - WEB VETERANOS PARACAIDISTAS EZAPAC

Vaya al Contenido

Menu Principal

Historia

El EZAPAC

                                   

PIONEROS DEL PARACAIDISMOS

La reorganización de los elementos militares españoles, llevó a crear el Ejército del Aire en Octubre de 1939, agrupándose en el mismo los efectivos humanos y materiales remanentes de la Guerra Civil. La experiencia protagonizada por los alemanes, británicos o estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial, en la que se demostró la idoneidad de unidades paracaidistas para acometer las misiones más variadas y en especial aquellas de neutralización de puntos concretos, llevó a la creación de una Infantería Aérea que fuese capaz de actuar de forma rápida y profunda, apoyándose en aviones de transporte para su despliegue a la zona especificada.

Por ello, de acuerdo con lo establecido en la Orden Ministerial de 18 de marzo de 1946(Boletín Oficial del Aire nº 36), se publicaron las primeras vacantes de personal que se habría de integrar en la primera plantilla de la “1ª Legión de Tropas de Aviación”, unidad que se decidió ubicar en unas edificaciones de la Escuela de Vuelo del Aeródromo de Alcalá de Henares en Madrid y estaría al mando de un comandante; no obstante su primer jefe fue el capitán Salas Larrazábal.

Considerando esa fecha como punto inicial de su actividad, y teniendo en cuenta que ese acontecimiento tuvo lugar ocho años antes de que se creasen las primeras unidades paracaidistas del Ejército de Tierra (E.T.) y veinte antes que la Armada, hay que dejar constancia que el EZAPAC y que conserva la herencia histórica de la primera unidad paracaidista española, hecho al que hay que añadir que fue la primera unidad tipo “Comando”, al ser creada mucho antes que las de su tipo del E.T. y de la Armada.

El 13 de enero de 1947, un año después de su constitución, se decidió remodelarla en cuanto al nombre y en cuanto a su entidad. Por ello recibió la denominación de “1ª Bandera de Paracaidistas de Aviación” y se la dotó con una plantilla de 147 hombres que posibilitaban su empleo independiente, a la vez que se planteó la necesidad de dotarla con la infraestructura, los medios y el equipamiento necesario para desarrollar su tarea.

Tres mese después, exactamente el 10 de marzo, se produjo el cambio de emplazamiento pasando desde Alcalá de Henares al Aeródromo de Cuatro Vientos en una zona que hoy ocupa la Escuela de Transmisiones, siendo ese movimiento provisional mientras finalizaban las obras en Alcalá. Paralelamente se afrontó la Constitución de una Comisión de expertos que estudió qué ubicación sería la idónea para situar la futura Escuela de Paracaidismo (EMP), estableciéndose la misma, y desde el 15 de agosto de 1947, en el Aeródromo de Alcantarilla en las proximidades de Murcia.

La ubicación del centro docente en Alcantarilla permitió programar el Primer Curso de paracaidismo al que asistió la Unidad al completo, desarrollándose ese adiestramiento entre el 2 de septiembre de 1947, el Curso comenzaría exactamente el día 15 y el 10 de abril de 1948. Como dato anecdótico hay que reseñar que falta inicial de paracaídas y de aviones hizo que el primer salto se retrasase hasta el 23 de enero de 1948, lanzamiento al que asistieron oficiales, suboficiales y tropa del Ejército del Aire.

Finalizado ese entrenamiento se regresó a Alcalá de Henares donde ya tenían terminadas las instalaciones que le acogerían durante su permanencia en ese lugar, pasando después a completar su entrenamiento de combate que le capacitó como la única Unidad del E.A. capaz de realizar acciones tipo “Comando”.

Su entidad fue creciendo hasta alcanzar una plantilla de 444 hombres, el 2 de febrero de 1949 se programó el primer lanzamiento paracaidista propio, que se había ido retrasando por la poca disponibilidad  de aviones y desde aquel momento de continuó con la preparación, manteniendo en el proceso el más alto espíritu de trabajo con el que se afrontaron  los primeros años de la década de los cincuenta.

El 3 de abril de 1953 se varió la denominación que pasó a ser la de “ 1er Escuadrón de Paracidistas”, años que coincide con la aniquilación en Dien-Bien-Phu (Vietnam) de ocho unidades paracaidistas desplegadas por Francia.

Ese hecho no mermó las ganas de trabajar de los especialistas en salto paracaidistas del E.A. que, con fecha 6 de diciembre de 1957, fueron desplegadas en Sidi Ifni para participar en la campaña de pacificación de la zona. Dos días después de sus traslado recibieron su bautismo de fuego durante un enfrentamiento con los rebeldes en las posiciones defensivas que rodeaban Ifni, siendo meses después lanzados, junto con paracaidistas franceses , en las ciudades de Smara y La Hagunia en la retaguardia enemiga; tras estas acciones gloriosas, que incluyeron tanto la vigilancia de puntos estratégicos como la limpieza de ciertas zona, se decidió su repatriación que tuvo lugar en 1958.
Con fecha 9 de septiembre de 1965 se firmó una Orden Circular (O.C.) por la que se devolvía el “1er Escuadrón Paracaidista” y se activaba la creación de una “Escuadrilla de Zapadores Paracaidistas” (EZAPAC), que actuaria como Unidad independiente, estaría bajo el Mando del General Jefe del Mando Aéreo Táctico (MATAC) y se trasladaría a unas edificaciones del Aeródromo de Alcantarilla, cambio de ubicación que permitirá solventar la precariedad de medios aéreos al contar con los aviones de transporte Junkers 52 y DC-3 que prestaban servicio de apoyo a la EMP dentro del “771 Escuadrón de Vuelo”.

Allí tuvo ubicada, desarrollando una gran actividad y potenciando la capacitación de sus integrantes tanto en la modalidad de salto automático como en la de salto manual, hasta que, con fecha 7 de marzo de 1973, se decidió trasladarla al aeródromo de El Copero en las proximidades de Sevilla. La poca disponibilidad de aviones, así como el gran número de bajas de su personal que solicitaban destino en otras unidades, llevó a un período en el que el nivel operativo sufrió un descenso significativo, cambiando las cosas el 30 de abril de 1974 cuando volvieron a Alcantarilla.
Coincidiendo con su regreso a Murcia se produjo la disolución de la Sección de Pruebas y Exhibiciones, pasando algunos de sus componentes a constituir el embrión que, en 1978, daría lugar a la “Patrulla Acrobática de Paracaidismos del Ejército del Aire” a la que todo el mundo conoce por  las siglas PAPEA.

Durante la crisis de 1975 con Marruecos, motivada por la reivindicación del Reino alauita sobre territorios del antiguo Sáhara español que derivaron en la “Marcha Verde”, se decidió desplegar  la Escuadrilla en la Base Aérea de Gando en Gran Canaria, Lugar en el que permanecieron desde el 7 de noviembre de 1975 para apoyar la evacuación del territorio saharaui dentro de la “Operación Golondrina” de repliegue de fuerza militares; el 20 de diciembre de 1975 a su Base en Alcantarilla.

En 1977 efectuaron el primer lanzamiento de cargas por parte de la Aviación española, que tuvo lugar durante el desarrollo de la “operación Primavera” y en 1979 comienzan un proceso de implementación de capacidades, que les lleva a participar en los primeros cursos de salto a gran altura en las modalidades HALO (High Altitude,Low Opening) y HAHO (High Altitude,High Opening), enseñanzas impartidas por la Fuerza Aérea Estadounidense. Eso curso iniciales fueron completados por otros en 1980 y 1981 de forma que se consiguió un alto nivel de instrucción, ampliado con la llegadas de equipos y medios que permitieron continuar con la práctica de los procedimientos de forma independiente.

El 30 de enero  de 1983 se le asigna a la Unidad el cometido de instrucción de tripulaciones aéreas en materias de supervivencia, fuga y evasión, rescate en combate y resistencia a interrogatorios, trato de prisioneros, material que los miembros de la EZAPAC conocen bien por su experiencia acumulada durante muchos años. Ellos conllevó a la programación de cursos anuales tanto en agua, que se denominan SUPA (Supervivencia en Agua), como en tierra, siendo su denominación SUBASCOM (Supervivencia Básica de Combate).

El 9 de junio de ese mismo año se desgaja de la EZAPAC la “Sección de Apoyo de Transporte Aéreo de Combate” (SAATAC), que pasa a la Base Aérea de Zaragoza para formar el núcleo de constitución de la “Escuadrilla de Apoyo al Transporte Aéreo Militar (EATAM), Unidad que hoy se conoce como “Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo” (EADA).

En 1987 suceden varios hechos significativos; el 8 de enero comienza la asignación de los equipos de pararescatadores (PJ´s), para que actúen en misiones de rescate marítimo junto al destacamento del Servicio Aére de Rescate (SAR) de la Coruña. En el periodo de tiempo que duró este tipo de misiones (hasta el 22 de julio de 1991) se contabilizaron un total de 250 náufragos rescatados de las agua del Cantábrico y del Atlántico.

El 26 de junio se efectúa un lanzamiento de cinco paracaidistas en modalidad HALO desde un avión C-130 “HERCULES” (T-10), que se realizó a una altura de 35.500 pies y se considera el récord de España en cuanto a la altura de lanzamiento desde avión, y el 20 de julio organizaron el primer encuentro internacional de supervivencia aérea al que asistieron representantes de nueve países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Ese mismo año comienza a impartir cursos de adiestramiento en técnica HALO y HAHO a los que asisten miembros de la EMP y de la “Brigada Paracaidista” (BRIPAC) del E.T., a la vez que colaboran durante las sucesivas campañas de rescate que tienen durante las inundaciones ocurridas en la Región de Murcia. Por ese apoyo, llevado a cabo también durante las inundaciones de los años 1988 y 1989, la Unidad recibió la Medalla de Plata Colectiva de Protección Civil, con distintivo azul.

El 22 de agosto de 1993 se inicia la participación de la EZAPAC con el despliegue montado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) con motivo de la guerra de Bosnia-Herzegovina. Sus equipos TACP/FAC, especializados en guiado y control de aviones durante sus ataques a objetivos concretos, quedan integrados en la misión UNPROFOR, participando desde entonces en las sucesivas misiones militares de la OTAN (IFOR, SFOR, etc.) que han tenido lugar en la zona, con rotaciones cada tres meses que se han mantenido de forma interrumpida; durante el primer relevo resultó herido leve el sargento Lorenzo Soto Hernández que fue alcanzado por un impacto de metralla.

En 1994 se produce la reestructuración de la EZAPAC como consecuencia de la publicación de la Resolución 705/04/94, fechada el 9 de febrero, del jefe del Estado Mayor del Aire (JEMA), siendo consecuencias inmediatas la potenciación de su plantilla y medios dentro de su cometido principal como elemento de operaciones especiales(SOF, Special Operations Force)

El 18 de septiembre de ese mismo año participan dentro de la misión UNA-MIR de la ONU en Ruanda con base en Nairobi (Kenia) con la ocasión de la guerra civil entre los hutus y los tutsis, destacando a la zona equipos de seguridad y protección al destacamento desplegado por el E.A.; con posterioridad también ha sido desplegado en Namibia.

Durante 1995 comenzaron a adiestrar a miembros de la Unidad de Operaciones Especiales (UOE) del Tercio Armada de técnicas de infiltración paracaidistas a alta cota con empleo de oxigeno, completado en 1999 la de un miembro de la Unidad Especial de Buceadores de Combate (UEBC).

El 30 de abril de 1997 consiguieron el récord de España  de un salto a gran altura durante la colaboración con personal del programa “Al filo de lo imposible” de televisión Española, lanzamiento que se hizo desde un globo de aire caliente con el que se alcanzó una altura de 38.600 pies, casi 12 kilómetros.

El 18 de mayo de ese mismo año se produjo la ceremonia de sustitución de la boina negra paracaidistas, que identificaba a sus miembros, por la de color verde, que identifica a las Unidades de Operaciones Especiales españolas, conservando la orla y cintas negras, mediante las cuales los paracaidistas dedican un permanente recuerdo a los compañeros caídos en la nueva boina. Estos boinas verdes del E.A. también destacan por ostentar el récord de planeo con paracaídas manual, en el que superaron los más de 50 kilómetros que separaban el punto de salto del toma, rescatar a más de 250 personas durante sus despliegue de Salvamento en la Coruña que finalizó el 22 de julio de 1991, haber adiestrado en prácticas de supervivencia a más de mil pilotos entre los que figura personal del E.T. y de la Guardia Civil, y haber superado el número de 135.000 saltos paracaidistas.

Ese amplio bagaje profesional ha quedado plasmado en su participación  constante en todo tipo de colaboración con las fuerzas especiales de otros países, y en los más variados ejercicios que han incluidos los “ Ardentes”, “Audacia”, “Dapex”, “Destined Glory”, “Display Determinatión”, “Galia”, “Gredos”, “Iberia”, “Popex”, “Teseo”, “Trabuco” o “ Tramontana”, Tomando También parte del elemento destacado a los ejercicios “Red Flag”, “Coalition Flag” y “ Exchange” 2/97, que han tenido como escenario de rescate desde aviones del SAR, con ocasión de los cruces del Atlántico de los aviones de combate y transporte que desplazan a Estados Unidos para adiestramientos conjunto.

Ir a Página principal

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal