La Chichonera - WEB VETERANOS PARACAIDISTAS EZAPAC

Vaya al Contenido

Menu Principal

La Chichonera

Emblemas y Unifomidad



"LA CHICHONERA Y SU ORIGEN DE LA CHICHONERA"


La existencia de una unidad combatiente bien preparada, con una férrea convicción y disciplina, y capaz de combatir y resistir hasta el último aliento y la última gota de sangre, ha sido desde siempre la aspiración más digna y legítima de cualquier jefe militar.

Si a esto le pudiéramos pedir más, desearíamos que esos soldados, aún a costa de portar poco equipo (tan sólo el que pudiesen portar por ellos mismos) pudieran ser colocados en los
lugares estratégicos, lo más rápido posible, la mayoría de las veces tras las líneas enemigas y en silencio, sorpresiva e inesperadamente, como si cayeran del cielo…

Esto dio lugar al nacimiento de las unidades paracaidistas y desde un principio todos los países que se vieron involucrados en la aventura de crear unidades aerotransportadas llegaron a la misma conclusión; era necesario crear prendas especiales para dichas tropas, ya adaptando algunas preexistentes, o bien creándolas de nuevo cuño. En lo que a protectores de cabeza se refiere, coexistía el problema de adoptar aquellas que por un lado protegiesen en el salto y por otro fuesen operativas en combate.

Además de ello ha sido siempre común a todas estas unidades las prendas diferenciadoras, unas veces por su especial manera de combatir e idiosincrasia; otras para destacar su aureola de prestigio mediante signos distintivos fácilmente diferenciables por amigos y enemigos (así en la 2ª Guerra Mundial, los paracaidistas británicos fueron llamados “Diablos rojos” por los alemanes, debido a su prenda de cabeza, la boina roja). Piezas éstas que han fascinado a coleccionistas y curiosos de todas las épocas y edades, y siendo algunas de ellas, tras el paso de los años, dignas de estar en museos o valiosas colecciones privadas.

Todo esto ha hecho que desde nuestra revista deseemos iniciar una serie de artículos que nos sirvan para mostrar esta parte de nuestra uniformidad: Las prendas de cabeza.

Aunque parecería lógico empezar por la Boina Negra, señal distintiva de nuestras fuerzas, cuya simbiosis con la unidad es tal que muchas veces nos denominan por esa prenda “los boina negra”, pero el origen de esta prenda es de sobra conocido (aunque lo trataremos en un artículo posterior). Esto nos ha hecho decidirnos por una prenda de la que todos hemos oído hablar y muchos la han usado, pero que es una completa desconocida para todos nosotros: “LA CHICHONERA”.

Cuando nuestros hombres fueron a realizar el primer curso paracaidista, fueron dotados con las prendas de uniformidad de la Escuela Militar de Paracaidismo y, cuando regresaron a Alcalá para iniciar la formación de la Primera Bandera Paracaidista del EA, eligieron como prenda para el salto una prenda cuya efectividad ya estaba probada y de la que había existencias en España. Pero ¿De dónde viene la chichonera?,

¿De dónde viene la chichonera?, ¿Cuál es su origen?, ¿Cómo llega a nuestra uniformidad?


ORIGEN DE LA CHICHONERA


El origen de esta prenda debemos situarla en el Reino Unido, cuando en 1941 se diseña una prenda para la protección de la cabeza de los paracaidistas, sobre todo en el momento de la toma de tierra, es la denominada “Rubber Bungy”, un aro de goma espuma forrado con una tela caqui.

Esta prenda, y hasta el diseño del casco modelo “P” primero y ATMK-I 42 después, fue usada como única prenda de cabeza quedando relegada a prenda de instrucción hasta su desaparición en 1.945.

La influencia de las operaciones paracaidistas de la 2ª Guerra Mundial, hace que a su finalización muchos ejércitos inicien el desarrollo de este tipo de unidades y que se basen en el modelo inglés para su desarrollo. Así la chichonera pasó a Francia, Argentina y por supuesto, a los países de la Commonwealth.
Su entrada en España se debió a la influencia de las Fuerzas Armadas argentinas. Efectivamente, el Ministerio del Aire español envió una comisión a la Escuela de Tropas Aerotransportadas del Ejército Argentino, en la ciudad de Córdoba, para estudiar las posibilidades de adaptar en España sus logros y adelantos.

Aunque con ciertos recelos por parte de los capitanes enviados, los informes de la Comisión revelaron su agradable sorpresa ante los resultados hallados, tremendamente innovadores y modernos para la época. A raíz de ésta experiencia fueron enviados los futuros responsables del paracaidismo militar español, para que realizaran el curso paracaidista. Es desde este país desde donde se importa la chichonera como prenda de cabeza para el salto.

El capitán Salas Larrazábal, fundador de los paracaidistas del Aire la trae consigo cuando interrumpe su curso paracaidista en Argentina para iniciar la organización de la 1ª Bandera Paracaidista del Ejército del Aire.

Finalmente, la chichonera se consolida como prenda de cabeza en el Reglamento de Uniformidad de 1956, donde se refleja lo siguiente:


“CHICHONERA”


Descripción:

Casco tipo pasamontaña, forrado de lana interior y guateado. Chichonera de goma esponja, compuesta de tres tiras de un centímetro de medida necesaria a la cabeza.

Las referidas tiras van pegadas entre sí para dar forma. La citada esponja va forrada del mismo género del cubre-buzo y luego cosida al casco pasamontaña.

Tanto el diseño como los elementos de confección han variado en pequeños detalles, según el fabricante, aunque todas han mantenido su estructura original. Su característica más relevante es la protección conseguida con una gruesa pieza de corcho o material elástico ligero. Interiormente contaba con un ligero acolchado. La mentonera, independiente, se aseguraba y ajustaba mediante un par de hebillas.

Poco tiempo después, y debido a la ayuda norteamericana de la postguerra, nuestras unidades paracaidistas adoptarán un nuevo casco de acero, tan útil en el salto como en combate.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal